El último fin de semana del mes de julio, con la Fiesta de Astures y Romanos, Astorga celebra todos los años los tiempos en los que esta localidad era la ciudad romana Astúrica Augusta.

Una vuelta al pasado, cuidada y entusiasta, que ha sido reconocida a nivel nacional con la inclusión en la Asociación Española de Fiestas y Recreaciones Históricas.

Tal es el éxito que ya son más de 30.000 personas las que se congregan en Astorga para disfrutar del circo donde astures y romanos se enfrentan en luchas y deportes, de una ruta por las tabernas, de un paseo por el mercado romano, además de una visita a ambos campamentos enfrentados.

Desde la Asociación de Astures y Romanos de Astorga queremos invitar a todas las personas interesadas, vengan a participar de las fiestas de Astures y Romanos de Astorga.

ACTOS

INICIACIÓN DE LOS GUERREROS

Iniciación de los Guerreros

La tribu de los Guigurros da inicio a las fiestas con el acto de iniciación de los guerreros astures.

Haga clic aquí para saber más

En esta representación, cargada de simbolismos, se les da la bienvenida a todos los integrantes de las diferentes tribus astures que participan en las fiestas por primera vez. Con esta ceremonia lo que pretende la tribu en primer lugar es que los nuevos participantes de la fiesta, se sientan integrados en ella desde el principio, y en segundo lugar, que los festeros y el público asistente empiece las fiestas de la mejor forma posible invitándolos a una buena queimada ¡Lume! . El desarrollo del acto, corre a cargo del curandero de la tribu de los Guigurros, que aparece en primer lugar acompañado de sus ayudantes. Colocados una vez los oficiantes en el altar, es el momento en que el curandero llama al Caudillo Sebius, quien se sentará en su trono para presidir el rito. Los nuevos astures, entrarán en escena a continuación, llamados por los nombres de sus tribus, y se arrodillarán ante el Príncipe Astur, para realizar el juramento. Mediante este rito de paso, los jóvenes astures, se convertirán en siervos del Caudillo Sebius, y pasarán a ser reconocidos como miembros de pleno derecho del pueblo Astur. Es éste un acto sencillo, que se realiza la noche del jueves, y que da inicio al fin de semana de las fiestas de Astures y Romanos, pretendiendo hermanar a los miembros de las diferentes tribus y presentarlos a la comunidad.

El circo Astur-Romano

Un Circo, en el que Astures y Romanos miden sus fuerzas en una competición con el objetivo de lograr triunfar en la arena

Haga clic aquí para saber más

Ya son mas de 25 años de espectáculo, en el que los participantes, todos ellos de la ciudad, realizan diversas pruebas, convirtiendo los juegos en un espectáculo, al que cada año asisten mas de 5000 personas. Una competición que ha hecho que estos juegos con nombre propio, reciban como apellido el de “LudisApollinares”, que conmemoran los juegos en honor al dios Apolo.

Entierro Astur

El acto se inicia en la Plaza Mayor tras el desfile, portando el cadáver de Gausón por miembros de la Tribu Lanciense precedido de los distintos símbolos que se usarán posteriormente en el campamento representando los elementos (tierra, aire, fuego y agua).

Haga clic aquí para saber más

Normalmente también es acompañado por lamentos de gaitas que tocan distintos grupos que colaboran en esta actividad. Tras el cortejo fúnebre desfilan el resto de Tribus Astures que participan en la fiesta. Una vez en el campamento y en presencia del caudillo, de todos los guiones y representantes de las distintas tribus se procede a las ofrendas de los elementos (tierra, aire, fuego y agua) y de las armas de los guerreros de la tribu. Se dispone el cuerpo de Gausón sobre la pira y se procede a su incineración mediante antorchas portadas por el Caudillo Astur y la druidesa del grupo Dryadia. Una vez que empieza a consumirse la pira todos los miembros de la Tribu Lanciense, así como los representantes de las distintas Tribus lanzan al fuego una piña como símbolo de ofrenda y respeto. Algunos años guerreros de todas las tribus se inmolan ante el fuego que consume a Gausón representado el respeto al Héroe Astur siguiéndolo también en la Muerte. La Tribu Lanciense sigue trabajando en mejorar este acto año tras año manteniendo la misma base introduciendo cambios en los textos, usando nuevos elementos

Bienvenida a la vida

En acto de Bienvenida a la Vida los tiburi dan la bienvenida a una nueva niña que ha nacido en su tribu.

Haga clic aquí para saber más

En el acto están presentes los miembros de la tribu, el Caudillo y los druidas del resto de las tribus. Siguiendo la tradición celta y algunos documentos astures la niña es bendecida nueve veces, alrededor del fuego y con el agua del rocío. Además y debido a la invasión romana, Sebius es el “padrino” de la niña. Además, como era costumbre de los astures, la niña recite tres nombres, el suyo, el de su padre y el de la tribu que la vio nacer.

Desfile de los vencedores

La Fiesta de Astures y Romanos tiene como colofón final un bonito desfile que parte del Campamento y recorre las calles principales del casco histórico de la ciudad,

Haga clic aquí para saber más

desde la zona de la Catedral hasta la Plaza Mayor. Tiene lugar a la caída del sol en la tarde del domingo (último domingo de Julio) sobre las 20h, y es el acto final de las fiestas. El desfile se realiza en honor de los vencedores de las competiciones desarrolladas durante el fin de semana, pero en él intervienen todos los participantes

Mercado Astur-Romano

En la actualidad el mercado astur-romano se realiza en el parque El Melgar, junto al campamento, en el que participan más de 70 comerciantes cada año

Haga clic aquí para saber más

, y es inaugurado por el príncipe Sebius y el cónsul Marco Emilio Lépido. Durante tres días, ofrecerán sus productosa los miles de visitantes que ya pueblan la ciudad Desde el año 1995, se celebra en Astorga, el Mercado astur-romano. Un mercado, que junto con el recibimiento al cesar y el circo romano, constituye uno de los actos más representativos y tradicionales de estas fiestas.

Boda Astur

Este rito basado en tradiciones célticas y organizado por las tribus Saldanici y Selini muestra la unión de dos almas separadas.

Haga clic aquí para saber más

La unión astur tiene dos particularidades: la primera de ellas, es que es la mujer la que elige con quién quiere unirse; y la segunda es que estas uniones son contratos de un año y un día, cada año hay que renovar la unión. Los actos comienzan con el cortejo. Acompaña éste a los novios, él a caballo, ella en carro, hasta el bosque sagrado. Allí les espera la druida para comenzar la unión, momento místico y mágico. En ese momento la música de gaitas suena en la noche para dar comienzo al rito. Todo comienza en el roble sagrado que impregnará sus espíritus y será testigo de su unión. Tierra, fuego, aire y agua les bendicen en los cuatro puntos cardinales La unión de las manos simboliza la promesa de estar ligados en todos los avatares de la vida. A continuación los regalos, portados por las águilas de Harris; unos brazaletes que se unen en un circulo sin fin para que perduren las promesas de los amantes. Y al final, la pareja se retira saltando la escoba como augurio de fertilidad.

Elección de las Vestales

El primer acto de las fiestas astur romanas, es la elección de las vestales por parte de dos grupos romanos; las Vestales y la Legio VI Victrix, respectivamente.

Haga clic aquí para saber más

El primero de ellos representa la llegada de las vestales a Astúrica Augusta. En la antigua Roma las vestales eran sacerdotisas públicas y, en tanto que tales, constituían una excepción en el mundo sacerdotal romano, que estaba casi por entero compuesto de hombres. Las seis vestales debían ser vírgenes, de padre y madre reconocidos, y de gran hermosura. Eran seleccionadas a la edad de seis a diez años. Una de sus mayores responsabilidades era mantener encendido el fuego sagrado del templo de Vesta, situado en el Foro romano. Estaban tocadas con un velo en la cabeza y portaban una lámpara, naturalmente encendida, entre las manos. En el acto que tiene lugar durante la fiesta astur romana la Vestal mayor elige a las nuevas vestales entre las familias más prestigiosas de Astúrica Augusta. Durante dicho evento las jóvenes doncellas serán aleccionadas por sus mayores y deberán encargarse en el futuro de velar por el fuego sagrado y de mantener cierta espiritualidad entre ambos bandos. A continuación tiene lugar la invocación a Marte por parte de la Legio VI Victrix. En esta actividad tanto el encargado de la legión como las vestales ofrecen al dios de la guerra Marte la sangre de los caídos para rogar al dios protección a los romanos ante los enfrentamientos con los astures.

Noche de Druidas

Con la puesta de sol, la tribu de los Guerreros de Finn celebra la noche de los druidas.

Haga clic aquí para saber más

Esta noche, la noche de los druidas, asistimos en Astúrica Augusta a una reunión, a una asamblea universal de sabios y guías espirituales provenientes de muchos pueblos de tradición y cultura celta, más o menos como la de los ástures, a un concilio ecuménico, como lo llamarían los romanos. Estos druidas, sabios y brujos, hacen gala de su habilidad para administrar los poderes naturales y sobrenaturales, de su habilidad para contar historias, de su habilidad para mostrar el sentido de las cosas, de su clarividencia, de su sabiduría y, en definitiva, de su capacidad para sembrar esperanza en los que les escuchan.

TRIBUS ASTURES

Los amacos se incluyen entre los astures cismontanos o augustanos. Además contaban con un clan entre ellos, los saldanici.

Saber más

Los amacos, como el resto de los astures contaban con una estructura familiar matrilineal, donde la mujer heredaba y era la propietaria. Estrabón relataba que entre los astures el hombre dotaba a la mujer, las hijas heredaban y eran las que daban esposa a sus hermanos. Por ser amacos los astures que habitaron en la actual Astorga, queremos que los símbolos de la tribu estén relacionados con nuestra ciudad, porque según cito Ptolomeo: “Asturica Augusta Amacorum” significa Asturica Augusta de los Amacos. Por esto el lábaro, o estandarte del grupo, será una piel sobre la que se representa el roble, emblema impreso en el escudo de Astorga, y una torques dorada, replica de la famosísima “Torques de Astorga” que actualmente se puede observar en el M.A.N y en el Museo Romano de Astorga. El roble, además de figurar en el escudo de Astorga, es símbolo de la subsistencia y pervivencia del pueblo astur, ya que según escribió Estrabón al referirse a los pueblos del norte “…se alimentan dos terceras partes del año de un pan que realizan con la harina conseguida de tostar y moler bellotas de roble y encina…” El coronar la rama de roble con “la Torques de Astorga” representa el carácter guerrero y belicoso de la tribu, además del poderío económico y el prestigio social de su afamado y respetado jefe. La torques de Astorga es de oro, con un peso superior a 500 gramos y está datada entre los siglos V al III a.d.C. Nuestro traje consiste en un sayo de lino aúreo con rebordes en cuello y axilas de tejido negro. Traje femenino y sobresayo de hombres en tejido de astracán gris. Calzas que cubren las piernas de igual tejido gris y sobre todo ello un coleto de badana de cuero plomizo. Cinturón y correajes de calzas, escarpines y muñequeras de cuero plomizo. Como armas, dispondremos de puñal afalcatado y espadas de antenas. Escudos y lanzas para los escoltas del venerable jefe.

 

FRATRIA DE LOS AMBACTOS (Ambatikum o ambaticos). La Fratria de los Ambactos somos una gentilidad de astures, porque todos estamos unidos por vínculos de hermandad.

Saber más

Nos caracterizamos por ser una élite guerrera de infantería ligera (“peltasta”) muy homogénea, en cuanto al armamento e indumentaria. Al igual que los “leudes” germanos o los “soldurios” galos, los Ambactos actuamos como escolta de un personaje príncipal o un gran Sacerdote (“hieroscopoi”). En nuestro caso somos la protección personal del Gran Sebius, el caudillo a quien hemos jurado fidelidad. Ambacto significa “el que va siempre alrededor de…”. Julio Cesar dice que los caballeros de la guerra conformaban una especie de “trimarskia” por llevar alrededor de sí, Ambactos y criados. Polibio les llama “simperipheromenoi”. Roux dice que los Ambactos eran dentro una caterva (o grupo de guerra) la elite de las clientelas. Rudbeckio, Ennio y Festo se refieren a los “ambat” como siervos en la guerra de algún caudillo (“hegoumeno”). Ambacto como préstamo del latín influyó en todas las lenguas romances y en el castellano, asimilado al concepto de siervo del rey, ha pasado a ser embajador. Para ser fieles a la cita de Estrabón cuando decía que los hombres del norte “…visten todos de color negro…”, el traje del grupo es un corto sayo y calzas de lana negra. Las mujeres civiles, visten una larga camisola debajo del sayo. La capa (“sagum”) es también de lana negra y con sobrecapa de astracán, prendida con un fíbula anular hispánica, tipo Bedunia-Arrabalde. En tiempo cálido la capa es sustituida por una bandolera de astracán. El calzado son abarcas de serraje con correas de cuero que sujetan las calzas. Llevamos elementos de protección como: casco de cuero con penacho, el pectoral (“clipeo”) con refuerzos metálicos y adornado con el símbolo de Fratria (nudo de triqueta) y el escudo (“caetra”) con “umbo” de metal. Nuestras armas son: la “falcata” ibérica y el puñal de antenas (de tipo “illora”). En el cuello, por ser el signo de ostentación de las élites guerreras, llevamos un gran “torques”. Es atributo del guerrero y en especial de los Ambactos el comportarse en equilibrio entre dos ideas antagónicas (la vida y muerte). Despreciar el riesgo a la propia muerte para proteger la vida de quien es motivo de nuestra protección: el Gran Sebius. Por esta idea de equilibrio, elegimos la fecha vernal del equinoccio de primavera para celebrar la Fiesta de Ambactos (“Óenach de Ostara”). El personaje de “la xana” entrega a las aguas del río Jerga las tablillas de deseos–desprecios que los asistentes al ceremonial depositaron durante el festejo. El guión del grupo (“lábaro”) es una piel con el nudo de tríqueta sobre un águila imperial que está encadenada. Va escoltado por otros dos, de menor tamaño y de piel negra, con un medallón de madera en que está representado el prototipo del guerrero astur. Adornan los tres guiones las degolladas cabezas del pretor y de dos legionarios.

 Se sabe que el territorio galaico estuvo ocupado por numerosas colonias griegas. Quizá la más notoria es la que se encontraba cerca de A Guardia, en la desembocadura del río Miño.

Saber más

El héroe mitológico Teucro, hijo de Telamón, participó al igual que Hércules en la Guerra de Troya, era un expertísimo arquero que tenía como misión el abatir al troyano Héctor. Estrabón en III, 4,3 dice que algunos compañeros de armas de Teucro se quedaron a vivir entre galaicos y establecieron ciudades. En el terreno galaico existieron muchos pueblos. Los más conocidos fueron Albiones, Artabros, Neros, Supertamaricos, Caporos, Helenos, Grovios y Leunos. La Bauguda de Teucro sería el clan asimilado al pueblo de los Helenos. Son los celtos-helenos de las inmediaciones de Vigo y Bayona. Constituían una bauguda una multitud de hombres y mujeres, luchadores “por libre”. Eran campesinos, esclavos, huidos, exsoldados y ladrones que vivían en campamentos ocultos y constituían catervas o unidades de combate, en las que cada uno/a se bregaba con armamento conseguido en fechorías o combates. Era, al igual que sus vestidos, diferente en cada persona. El único elemento común para todos los integrantes de la Bauguda será un arco y un carcaj con flechas, además de una corra griega con dibujo geométrico helenístico. Por constituir un ejercito irregular, de gentes anárquicas en vestido y armamento, seremos un elemento integrador de “los que van por libre” siempre que se sometan a la disciplina de los Hegoumenos (jefes guerreros) y ofrezcan en forma de Paulaner el tributo por permitirles su incorporación a la Bauguda. La fecha para celebrar la festividad del grupo es el 25 de julio, festividad del actual pueblo gallego. Sus Hegoumenos iniciaticos son Pilper y Tonmaz. El símbolo de la Bauguda es un guión coronado por el arco, en tensión, de Teucro. Sobre un paño blanco, similar al de las velas de los barcos Foccecs, orlado con una greca helenística se representa la silueta de un caballo. Simbolizar con un caballo a nuestra bauguda es por ser Teucro uno de los participantes del episodio del caballo de Troya y porque los caballos Tieldones son un exponente de la capacidad bélica de los galaicos. Por no existir una representación gráfica explícita de los Tieldones, usamos una del santuario ibérico del Cigarralejo.

 

 

 

El territorio Astur estaba formado por una serie de tribus. Los Brigaecinos eran una parcialidad de los astures augustanos o cismontanos, cuya capital era Brigecio, Brigaecia o Brigaecium, su ciudad más importante, que aparece mencionada durante el bellum asturicum.(Hoy Fuentes del Ropel, cerca de Benavente o Villabrázaro).

Saber más

Ocupaban la parte más meridional del territorio Astur, hallándose al oeste del río Esla (llamado Astura), y al norte del río Duero. Habitan protegidos por los frondosos montes y bosques, vivían en castros, que eran recintos de cabañas defendidas por un muro. Eran grupos autosuficientes que no dependían de las relaciones con otros castros. Entre los Brigaecinos la organización es similar a la de los Zoelas, es decir, una comunidad que en su interior se articula sobre la clase de grupos de carácter familiar que son los centros ideológicos de desarrollo y mantenimiento en forma de dependencia, capaces de garantizar un control social de la zona. Con la derrota de Viriato y la conquista de la ciudad de Numancia, los romanos controlan los territorios de Arévacos, Lusitanos, Vettones y Vacceos. Los romanos iniciaron pues la guerra contra los astures y cántabros, a través de las cuencas del Pisuerga y el Esla, avanzando hacia las ciudades de Astúrica Augusta y Segisama. Tito Carisio, que había venido con Octavio César Augusto, sometió a los astures e invadió el territorio comprendido entre el Duero y las montañas de León y Asturias. Los astures que allí se encontraban, comprendiendo instintivamente los planes estratégicos de Carisio, bajan de las montañas en primavera y en tres columnas se dirigen contra los campamentos romanos del Astura. Habría sido una lucha dudosa y cruenta, pero los Brigaecinos revelaron al general romano el plan que los astures se proponían desarrollar y se aliaron con Roma, jugando un papel importante en la victoria romana. Quizá actuaron movidos por venganza, pues sufrían incursiones de los astures del norte.

 

Los orígenes del nombre de la cabrera se relacionan con la existencia de los cabruagénicos o cabragini, nombre de connotación celta compuesto de las raíces “cabro” y “geno”, y del sufijo “icus”.

Saber más

Se trataría del nombre del pueblo habitante de la zona antes de la llegada de los romanos, el clan de los cabruagénicos, perteneciente a la tribu de los zoelas. Existe una tradición, procedente de la época de la Edad Media y que cuenta cómo los musulmanes fueron arrojados de La Cabrera mediante un nutrido rebaño de cabras soltadas en la noche con teas encendidas en sus cuernos, las cuales dejaron sorprendidos a los moros, que pensaron que se trataba de un poderoso ejército cristiano. El temor hizo que huyeran y abandonaran la región. Cuando cayeron en la trampa exclamaron: ¡Cabra era! La información sobre los primeros habitantes de la comarca es debida a los hallazgos y excavaciones arqueológicas realizadas en la Corona y en el Castro, cerca de Corporales. Estos trabajos sacaron a la luz poblados de antiguos moradores que posteriormente fueron arrasados por los conquistadores romanos. Los datos nos informan sobre las formas de vida de estos grupos dedicados a la ganadería y al pastoreo. Existen más yacimientos arqueológicos, como los castros de Nagar, Saceda o Castrillo de La Cabrera entre otros. Lo único cierto es que se conservan restos de las épocas de los astures y de los romanos, fechados entre los siglos V y I a. de C. La presencia romana queda patente al referirnos a las causas de penetración de Roma en la zona astur, momento en que se constatan las primeras noticias sobre la riqueza aurífera de la zona al norte de La Cabrera (Las Medulas). Para la extracción del oro se utilizó toda el agua necesaria del río Cabrera y sus afluentes. La llegada de los romanos, atraídos por la riqueza minera, provocó una mezcla de la cultura latina y la indígena y una ocupación de los castros, donde ya se alternan las típicas construcciones redondas anteriores con las rectangulares recién importadas. También se conserva de la impronta romana los “carriles”, excavados en la roca y por los que se conducía el agua hasta la explotación aurífera de Las Medulas, la más productiva del imperio romano. La llegada de Roma a la comarca apenas supuso transformaciones socioeconómicas en La Cabrera, ya que se mantuvo un fuerte sustrato indígena hasta momentos muy avanzados. La sociedad establece una clara división entre dominadores y dominados y la base de la economía sigue consistiendo en la agricultura, la ganadería y las explotaciones mineras.

 

Tribu Astur de los Cilenos

Guerreros de Finn Los guerreros de Finn, o Fennians, nacieron en el siglo I d.C. Se trataba de una orden guerrera que contaba entre sus filas con los hombres y mujeres física y mentalmente más competentes.

Saber más

Su cometido era el mantenimiento del orden y la paz en la isla de Eire, así como su defensa ante cualquier posible ataque de un invasor extranjero, si bien realizaron alguna campaña fuera de la isla. Los Fennians alcanzaron su máximo esplendor en el siglo II d.C bajo el mandato de Finn McCumhail de ahí que sean recordados como guerreros del más ilustre de los caudillos. El pueblo astur mantuvo relaciones comerciales y culturales con las islas Atlánticas gracias a la navegación de cabotaje. Los Fennians fueron mercenarios contratados por razones morales más que por oro, y representaban una posible amistad entre pueblos tan distantes. Basándonos en esto y haciendo honor al contrapunto cultural de origen celta que encontró Roma en su avance y las asombrosas y fuertes alianzas que surgieron de ello, aparece nuestro grupo. Trajes, armas y símbolos: Un triskel, emblema celta por antonomasia, es nuestro anagrama y símbolo principal. Hemos hecho del caballo nuestro animal representativo debido a nuestra condición indiscutible de jinetes. Los Fennians portamos una tela de cuadros, representativa del celtismo, que se ha convertido en el símbolo propio de nuestra orden guerrera. Abrochamos nuestras capas con una fíbula zoommmorfa (serpiente). Vestimos con pieles, costumbre heredada de nuestra tierra de clima austero. Símbolo de nuestra nobleza, portamos torques de plata (según el patrón encontrado en el tesoro de Arrabalde) obsequio de nuestros anfitriones junto a los que combatimos. En nuestras cinturas llevamos un cinturón de cuero con hebilla en omega del cual cuelga algo de nuestro muy variado armamento tanto de origen irlandés como astur. Además, poseemos caetras y escudos rectiformes con motivos célticos. Para la guerra y en circunstancias especiales nos pintamos el cuerpo de azul con diferentes anagramas y figuras, para crear un aspecto más feroz y atemorizar al enemigo. Nuestro color es el verde, símbolo de Eire, como queda reflejado en nuestro estandarte, en las capas y en la vestimenta de nuestro druida. Trayectoria: Nuestra aparición se remonta tiempo antes de la desvinculación de las Fiestas de Astures y Romanos de las fiestas patronales de Santa Marta, allá por el año 2002. Desde el año 2005 organizamos y dirigimos la llamada “Noche de los druidas”, acto que en 2009 cumplió su primer lustro de vida.

 

Los Pactos de Hospitalidad son una importantísima institución jurídica de época prerromana que nos indica la existencia de acuerdos de solidaridad entre diferentes clanes familiares y gentilidades.Uno de los más importantes es la “Tabla de los Zoelas” (también llamada Tabla de Astorga).

Saber más

Es la tabla una placa de bronce de forma rectangular, coronada con un frontón triangular. El original se encuentra en el Museo Staatliche de Berlín y desde el 2006 una réplica del mismo se exhibe en el Museo Romano de Astorga. Este documento nos muestra que antes de la conquista romana hubo acuerdos y pactos entre tribus vecinas que quizás fuesen verbales y con presencia de testigos. En el año 27 d.C. se anota en una placa de bronce que los Desoncos y Tridiavos renuevan un antiguo pacto de colaboración mutua. Posteriormente en el año 152 deciden reafirmarse en aquel acuerdo y amplían el mismo con tres nuevas gens: Orniacos, Cabruagénigos y Visaligos. Este último acuerdo es firmado en Artúrica Augusta; motivo por el que también es llamado este documento “Tabla de Astorga”. Esta tabla nos demuestra que los Visaligos compartieron vecindad territorial con Orniacos y Cabruagénigos, y su hábitat estaría asociado a las riveras fluviales de los ríos Duerna y Eria. Como en las inmediaciones de Villalís de la Valduerna, hubo un destacamento legionario de la Cohors IV Gallorum, se supone que no hubiera gran posibilidad de sublevaciones astures frente al poder Imperial. Por este motivo recreamos a la gens de los Visaligos como un grupo de pescadores fluviales. Complementa la indumentaria una serie de utensilios relacionados con la pesca: redes, arpones, anzuelos, nasas de mimbres y red y las canoas celtas (“curraghs”). Antonio Arquio fue el representante de los Visaligos en el pacto. Por ello quien ostente el privilegio de liderar el grupo de los Visaligos será el personaje “Arquio”. Un epígrafe votivo hallado en Villalís, hoy en paradero desconocido, nos documenta la existencia de un dios nativo: “D D CAULECISAC SACRUM XISI XIX. FL.DEDICAVIT PRO SALUTE SVA ET SUORUM” (traducido por diego Santos como “Dios Caulecisac…) El estandarte del grupo de Visaligos, adornado con útiles de las artes pesqueras, es una piel sobre la cual está representada la tabla de Astorga y coronada con el teónimo Caulecisaco.

 

“…Se dice de los Guigurros que somos gentes peculiares, un tanto extraños, encerrados en los montes de los confines del Astur. Guardamos con cierto recelo los “xeitos” de una cultura prerromana cuyas raíces se pierden en la oscuridad de los tiempos …

Saber más

Nosotros, pobladores de los montes que envuelven el Río Sil, en las proximidades de la frontera con los pueblos galaicos, somos hombres de vida tranquila, dedicados a la ganadería, al laboreo de pequeñas tierras de cultivo, a las caza, la pesca y la recolección de múltiples bienes del bosque…” Localización geográfica de la tribu: Los guigurros (o “egurros” como los denomina Ptolomeo) se localizan en el sector occidental del territorio astur, sobre la actual comarca orensana de Valdeorras. Tienen como cabeza de comarca y mercantil el denominado “Forum Guigurrorum”, situado probablemente en el paraje de “A Cigarrosa” (A Rúa), a 81 millas de Astúrica. Otro emplazamiento importante sería “Calúbrig”, presumiblemente localizada en el paraje de “Calabagueiros” (O Barco). De los guigurri a Valdeorras: Como ya hemos mencionado, la tribu astur guigurri se emplazaba en los montes de Valdeorras. Durante la dominación sueva y visigoda, el término de gigurri/guigurri/ evolucionará a geurres/gueurres. Posteriormente, durante el reino medieval leonés, el término se transforma en Iorres (teniendo la constancia de noble como el “Conde Bermuda de Iorres”). Desde el siglo XV al XIX el término se presenta como Orres (Valles de Orres) y a partir del siglo XIX será ya el actual topónimo de Valdeorras. Los guigurros de Valdeorras: “…2020 años tras la invasión de aquellos guerreros de Roma, nuevas generaciones de astures se reúnen con la idea de rememorar olvidados tiempos y colaborar en una recreación históricas que rinda tributo al pasado de nuestra tierra. Así, en el año 2004 comienzan las andaduras de las tribus de los Guigurros con apenas una decena de componentes. Desde entonces, y al igual que el resto de las tribus, no ha cesado la recopilación de documentación histórica, las tardes de costura o los trabajos en cuero, en metal o en madera. Desde el año 2006 venimos celebrando el acto de iniciación de nuevos astures, con el que queremos dar la bienvenida a todos los nuevos participantes que vienen a vivir la fiesta desde dentro.

 

Los lancienses fueron una subtribu Astur Augustani (astures cismontanos) situada a orillas del río Astura (Esla) cuyo centro principal era la ciudad de Lancia, “la mayor aldea de los ástures” según palabras de Dion Casio.

Saber más

El pasado histórico de los Lancienses. Tradicionalmente la ubicación de la ciudad de Lancia se asocia al castro de Villasabariego muy cerca de Mansilla de la Mulas (León). Se consideran también centros lancienses importantes los siguientes lugares: Maliaca junto al Esla y la frontera con los vacceos. Camala paralela a Lancia sobre el río Cea. Fue una tribu con gran importancia en el transcurso de las guerras astur-cántabras como nos relata, entre otros, Floro: Durante esta misma época los ástures, formando una enorme columna, habían descendido de sus nevadas montañas; su ataque no se lanzaría a la ligera, al menos para los bárbaros, sino que, después de haber establecido su campamento a orillas del río Astura y dividido sus fuerzas en tres grupos diferentes, se disponían a atacar a un mismo tiempo los tres campamentos romanos. La lucha contra enemigos tan valerosos, cuya llegada había sido tan rápida y bien concertada, se habría desarrollado de forma dudosa y sangrienta en el caso de que los brigaecinos no les hubieran traicionado y hubieran enviado a Carisio un aviso; supuso para nosotros una victoria el haber cumplido sus proyectos, sin poder evitar, por lo tanto, una lucha sangrienta. El resto del ejército, en retirada, fue acogido en la ciudad de Lancia, muy fortificada, donde la disposición del lugar hizo la lucha tan encarnizada que, después de la toma de la ciudad, los soldados reclamaban antorchas para incendiarla y su general a duras penas pudo salvarla, asegurándoles que la ciudad recibiría mejor la victoria romana si estaba intacta que si era incendiada”. Además se cita con epítetos como los siguientes: Maxima Asturiace Urbs (Dion Casio) y Validisima Civitas (Floro). Estos epítetos parecen refrendarse con los hallazgos arqueológicos de época prerromana, que, según hoy sabemos, alcanzaría una extensión aproximada de 30 hectáreas para este primer poblamiento estable. Los lancienses hoy en día. Esta Tribu es fundada en Julio del año MMV, justo antes de la luna de Lugnasad como parte de las fiestas Astur-Romanas de la ciudad de Astorga, con el fin de recordar en esta fiesta de recreación el pasado Astur. La Tribu se crea como un grupo de guerreros y guerreras Ástures representando a los Lancienses, última Tribu Astur en ser conquistada por los romanos según las fuentes clásicas. La Tribu organiza uno de los actos de la Fiesta, el entierro del Héroe Astur como acto de cierre de las fiestas. Además, también participamos activamente en los desfiles, aportamos guerreros al circo y nuestra druida Dryadia relata una historia todos los años desde su creación en la Noche de Druidas con notable aceptación por el público. Actualmente la Tribu sigue reclutando guerreros y estudiando y recogiendo información sobre las costumbres y los modos de vida de aquella época con el fin de realizar una recreación lo más fiel posible. Entierro del héroe Astur. La tribu de los Lancienses comienza a realizar este acto en el año MMVI como última actividad campamental antes de proceder a desmontar. La realizamos el último día después del desfile final como simbología de última ciudad Astur importante en ser tomada según nos relatan los clásicos. En esta representación se procede a realizar un enterramiento mediante una pira funeraria. En esta funeraria se deposita al Héroe Ástur Gausón. Este nombre aparece en distintos relatos asociado a la Tribu Lanciense pero no se sabe mucho sobre esta figura. Parece que fue un capitán. La actual Tribu Lancéense ha adoptado este nombre como el del Gran Héroe Ástur que defendió la ciudad de Lancia hasta su muerte en brazos de la druidesa Dryadia, según se relata en la representación. El acto se inicia en la Plaza Mayor tras el desfile, portando el cadáver de Gausón por miembros de la Tribu Lanciense precedido de los distintos símbolos que se usarán posteriormente en el campamento representando los elementos (tierra, aire, fuego y agua). Normalmente también es acompañado por lamentos de gaitas que tocan distintos grupos que colaboran en esta actividad. Tras el cortejo fúnebre desfilan el resto de Tribus Astures que participan en la fiesta. Una vez en el campamento y en presencia del caudillo, de todos los guiones y representantes de las distintas tribus se procede a las ofrendas de los elementos (tierra, aire, fuego y agua) y de las armas de los guerreros de la tribu. Se dispone el cuerpo de Gausón sobre la pira y se procede a su incineración mediante antorchas portadas por el Caudillo Astur y la druidesa del grupo Dryadia. Una vez que empieza a consumirse la pira todos los miembros de la Tribu Lanciense, así como los representantes de las distintas Tribus lanzan al fuego una piña como símbolo de ofrenda y respeto. Algunos años guerreros de todas las tribus se inmolan ante el fuego que consume a Gausón representado el respeto al Héroe Astur siguiéndolo también en la Muerte. La Tribu Lanciense sigue trabajando en mejorar este acto año tras año manteniendo la misma base introduciendo cambios en los textos, usando nuevos elementos,….

 

Poco se sabe de esta tribu de astures, procedentes de los Ancares de Lugo .

Saber más

Su existencia queda demostrada gracias a algunos documentos que dan cuenta del pacto de hospitalidad acordado en El Caurel (Lugo), celebrado el año 28 d.C.: “Siendo cónsules Apio Junio Silano y Publio Silio Nerva, Tillego, hijo de Ambato, del pueblo (ciudad) de los Susarros, del castro Aiobaiciaego hizo un pacto de hospitalidad con los Lougeos del castro Toletense para sí, su mujer, sus hijos y descendientes. Y los del castro Toletense recibieron para siempre en su fidelidad y clientela y la de los suyos a él, su mujer y sus hijos. Lo realizó el propio Tillego, hijo de Ambato. Por medio de los magistrados Latino, hijo de Aro, y Aio, hijo de Temaro”.

Los orniacos son una de las 22 tribus que se citan como componentes del pueblo astur. Hay referencias documentales y epigráficas a esta tribu. Por ejemplo, en el año 152 D.c. un miembro de los orniaci llamado Turaiu participó en la renovación en Astorga del Pacto de Hospitalidad firmado en Curunda en el año 27 d. C., el cual ya venía de antiguo.

Saber más

Se sabe también que una de las gentilicias de la tribu eran los avolgigi. Un personaje singular de nuestro grupo en una bruja de nombre Avolgia. La indumentaria Las sociedades astures empleaban como materiales básicos para la confección del vestido el lino y la lana. El lino, de utilización continuada prácticamente hasta nuestro días, era muy apreciado fuera de las fronteras de Asturica, y en concreto Plinio señala como muy notable el de los zoelas, la tribu más sureña de los astures. La lana negra, como se deduce de la mención de Estrabón sobre nuestra vestimenta negra, y procedente de la raza ovina que todavía hoy se puede encontrar en algunos rebaños del antiguo territorio astur fuer también ampliamente utilizada. El calzado básico son las abarcas de cuero, en ocasiones sobre escarpines de lana. También, de manera puntual, calzado de madera, un tipo arcaico de las tradicionales galochas. Armamento y accesorios Las mujeres portan adornos de manera moderada. Acordes con su jerarquía en el grupo pueden utilizar fibulae, anuli y ianures. Los hombres portan torques, que distinguen a los principales dentro del grupo. Todos portan amuletos de azabache o piedras curiosas y bolsitas de cuero con hongos y plantas medicinales. El armamento básico que utilizaban los hombres en caso de guerra es la castra (pequeño escudo de medra, piel y refuerzos de metal y en menor medida el scutum del tipo de La Téne), el gladius hispanicus (fundamentalmente el de puño de antenas o globulares, de tipo celtibérico) y el soliferrum, lanza que también usamos de forma ritual decoradas con cintas de tela que pueden ser de diferentes colores. Símbolos La utilización de los motivos iconográficos presentes en la epigrafía funeraria, como los discos solares, se limita al ámbito religioso y es común a todas las tribus. En este sentido nuestro grupo honra como divinidad principal a la divinidad sin nombre de la que no hablan las fuentes latinas y vemos en el Pico Teleno un lugar sagrado, una especie de templo principal en el que habita el ser supremo. Como simbología propia del grupo utilizamos un animal totémico, el jabalí, aparecido esporádicamente en zonas astures de una manera semejante a como hacen los vadinienses con el caballo o los vettones con los verracos.

 

“KURO” DE LUGGONES

En terminología celtibérica un “kuro” es una asamblea o agrupación de personas que tienen una ocupación dispar, o que provienen de lugares diferentes. Los Luggones fueron los integrantes de una tribu astur, documentada su dispersión en lugares tan distantes entre sí como un amplísimo territorio del oriente de la provincia de Oviedo y una franja del sur de León.

Saber más

Al sur de Asturica Augusta, ocupando los valles y riveras del Duerna, Jamuz, Eria, Orbigo hubo una tribu de “Luggones Meseteños”. Varias estelas mencionan la existencia de una Civitas Luggonum. Entre los Astures Trasmontanos, es la tribu de los “Luggones Cantábricos” la que ocupa un extenso territorio de la Asturias oriental. En Piloña (“Paelontium”) se halló una epigrafía con el texto: “Asturum et Luggonum”. En Grases (Villaviciosa) una estela votiva dedicada a dioses indígenas asocia Luggones y Arganticaenos. Esta coincidencia étnica en diferentes territorios, podría deberse a dos motivos. En época prerromana los “Luggones Meseteños” del páramo leonés tendrían en el pastoreo trashumante su primordial dedicación. Estacionalmente se desplazaban con sus ganados a las brañas de la cordillera cantábrica para aprovechar los pastos de montaña. Quizás un gran aumento de cabezas de ganado o periodos prolongados de sequía obligó a que parte de la población realizase una emigración para colonizar territorios poco habitados del oriente asturiano, convirtiéndose en ganaderos estantes o trasterminantes. Otra explicación tendría que ver con el sometimiento de las tribus astures al poder de Roma. Muchos de los “Luggones Cantábricos” serían desplazados hacia el sur de León, porque en tiempos de Augusto el sanguinario Agripa ordenó emigraciones masivas de las poblaciones más levantiscas hacia lugares estratégicos. Dijo Plinio: “auri sacra fame…” (maldita sed de oro…) lo que justificó que hacia las minas del noroeste y sus proximidades se desplazaran infinidad de personas para ser mano de obra de la industria minera. Un término Augustal hallado en Sta. Colomba de la Vega demuestra que, para reprimir posibles sublevaciones de los astures sometidos, los romanos fundaron Argenteola, como sede de un destacamento militar de la Cohors IV Gallorum. Por la amplísima expansión territorial de la tribu, y también porque el nombre de Luggones se corresponde con el epónimo de Lug, principal dios del panteón celta, es lógico pensar que eran los Luggones una de las tribus que más prestigio tenía de entre las 22 que describió Plinio. Mantendrían con orgullo tanto el nombre de su gentilidad, como las costumbres, tradiciones y culto a sus dioses nativos (Dulovio Tabalieno o Cosovio Tabalieno). En referencia al teónimo de Lug y al sincretismo religioso con los dioses Ares y Marte, actualmente en algunos pueblos del territorio leonés, sorprende el escuchar apellidos tan extraños como: Dios, de Dios, Ares o Martín. Por ser los Luggones un pueblo ganadero y guerrero, el lábaro del grupo es un textil de lana orlado con atributos ganaderos como el gancho pastoril, “carlancas” de perro y cencerros de manso. Una cuerna de “marón” ocupa la parte superior y espadas de antenas, símbolo de guerreros, orlan los laterales. El orden de dignidad en los componentes del Kuro será: Mayor, Rabadán, Sobrao y los zagales. La vivienda será el chozo o el bujío y también la caseta móvil.

 

Ubicada en la margen izquierda del Rio Sella, la tribu astur de los Penios, pocas veces citada por los historiadores y de la que apenas se han encontrado hallazgos epigráficos, ha sido una de las tribus más tardíamente romanizadas y la que en sus poblados más recónditos ha conservado durante siglos elementos de cultura céltica más universales.

Saber más

De los 22 “populi” astures referidos por Plinio; A. Schulten, consultando otras fuentes clásicas cita solamente a 11 tribus, siendo una de ellas los Poeni. Parece ser que los Penios ocuparon un ámplio territorio que iniciándose en la rivera occidental del rio Sella, en el concejo de Parres, se interna hacia el interior en dirección a los puertos del Pontón y Tarna, que son los lugares de nacimiento de los ríos Sella y Nalón. El límite territorial respecto a las tribus cántabras de Orgenomescos y Vadinienses, es el curso del rio Sella. Los límites con las tribus astures más occidentales son inciertos, si bien un mojón fronterizo (“ ASTURU.ET.LUGGONU”) hallado en Piloña, marca la divisoria entre Luggones y Penios. Se tiene certeza de que la tribu de los Pennios estaba conformada por los clanes de los Caelionicaecos y los Quetianos. Quizás también otros clanes pertenecientes a los Penios serían: los Pembelos en Parres, los Arcadeunos en Corao y los Arnumínos en Cangas de Onís. Respecto a los Caelionicae, el Boletín de la Academia de la Historia, 61,480 CIL.II recoge la cita epigráfica de una estela funeraria encontrada en el puerto de Sueve: “ ….CAELIONICAE .EX .GENTE .PENIORUM….”. También a orillas del Danubio se encontró una lapida que era recordatorio de tres astures integrados en las tropas auxiliares romanas, uno de ellos era citado como peniius”. Además de estas evidencias epigráficas, varios topónimos y el nombre de dos localidades actuales son una referencia clara al nombre de la tribu. Muy próximo a Arriondas y en la confluencia del Sella y el Piloña está ubicado el poblado de Pendás. En la carretera N-625 que une Sajambre con Cangas de Onís se halla el pueblo de Pen. Todos los pueblos costeros del mar Cantábrico junto a sus vecinos Atlánticos y los de las Islas Británicas e Irlanda, integrados en el llamado “Arco Atlántico”, poseen un abanico de semejanzas lingüísticas, culturales y religiosas. Lo mismo que hay una sinonímia entre la tribu astur de los Albiones con el Reino Unido( isla que el navegante griego Piteas llamó Albión), existe una relación entre los Penios y los habitantes de Irlanda (la ancestral Eire). Se puede elucubrar sobre un origen común debido a las migraciones marítimas comerciales que los fenicios y los focceos realizaron bordeando la costa de la península Ibérica en busca de las riquezas estañíferas de las septentrionales islas Casitérides. A veces, el nombre de una localidad alude a la etnia que la había fundado. Ptolomeo cita la ciudad levantina de Bastuli-Poeni, como referencia a los colonizadores fenicios (phoenii). Los Penios respecto a los habitantes de Eire comparten equivalencias lingüísticas. En los relatos mitológicos de la segunda genealogía de Irlanda se cita a Phenius-Farsa, como el famoso príncipe erudito y anterior a Gallan. En Phenius-Farsa hay equivalencias etimológicas con nuestra tribu. Phenius, semánticamente es el origen del héroe irlandés Finn y de los famosos guerreros Fennians. También Phenius es fonéticamente similar a Penios. Farsa, como topónimo deriva del arábigo Paras, que tiene gran parecido fonético con Parres, actual nombre del concejo donde se asienta una gran parte del territorio de los Penios. La consideración semántica y fonética que hizo L. Hervás en 1803 se reafirma por otras similitudes culturales como el hallazgo en los confines del territorio Penio, en la localidad Lois, de uno de los famosos calderos irlandeses de bronce. Otro apareció en Cuevas y un tercero en Cabárceno. Curiosa coincidencia el que la capital del municipio de Cabárceno sea Penagos. El consumo ritual de carne por parte de élites guerreras y religiosas tiene su origen en la cultura mediterránea oriental y se elaboraba en los referidos calderos de bronce. Otro elemento que identifica a Penios e Irlandeses, tiene que ver con la religiosidad. Además de un genérico celta común a todos los pueblos del “Arco Atlántico”, en territorio de Penios se confirman ancestrales advocaciones a dioses como Bel y Taranis. Para los irlandeses, la gran fiesta primaveral de Beltane era un momento primordial del calendario festivo. Seguramente en la tribu de los Penios también se celebrase de manera muy especial esa fiesta de mayo, porque en este territorio un riachuelo y un pueblo se denominan Beleños, como reliquia del ancestral culto a Bel. Estrabón dijo que los pueblos del norte adoraban a un dios inominado y que en su estructura social no había druidas. Sin embargo, en el territorio de Penios , más concretamente en la reserva dolménica y tumular de Cangas de Onís, está documentado que existió un sacerdocio, similar al druidismo irlandés. En el Dolmen de Santa Cruz, desde tiempos ignotos se celebraron los enterramientos de los jefes tribales. Este rito pervivió al menos hasta el siglo VIII, porque los funerales del rey Favila se celebraron en este lugar y fueron oficiados por un “Vate” llamado Asterio. Entre irlandeses y Penios además del mismo sustrato étnico colonizador, de los comerciantes fenicios, el estuario del Sella favoreció que en siglos posteriores las travesías marítimas de cabotaje entre Irlanda y los pueblos de la costa Cantábrica encontraran en este puerto unas posibilidades de asentamiento, vinculación cultural y reintegración étnica. Además, las invasiones medievales que los Sajones y Anglos efectuaron sobre las Islas Británicas obligaron a emigraciones permanentes de tribus de Eire y Britania hacia lugares favorables de la costa Cantábrica, reforzando las ancestrales raíces célticas de los pueblos hispanos que los acogieron. Por lo expuesto el traje y el lábaro del grupo, de tipología astur, llevará algún elemento de la iconografía e indumentaria irlandesa.

 

Nuestro clan, llamado Saldanici, compuesto por civiles y guerreros, tutelados por un druida y una pitonisa, y comandado por el gran jefe guerrero Elar en nuestra lucha contra las tropas romanas, formaba parte de la tribu de los amacos, citados por Tolomeo y cuya capital fue Astúrica Augusta.

Saber más

Para emular sus ropajes nos vestimos, en el caso de los guerreros, con albarcas en los pies y espinilleras de piel sujetas con cuerda. Llevaremos una falda de tela espigada por encima de la rodilla, una túnica de lino claro sin mangas y un sayal marrón. Contra el duro invierno utilizamos un pantalón o bracae de lino claro y capa o sagum de piel. Las mujeres, por su parte, lucirán túnica hasta los tobillos, casaca ocre por encima de la rodilla y una capa larga de piel negra, así como botas de pieles. Al igual que hoy nos adornamos con relojes, anillos, y demás atuendos, los astures tenían su propia ornamentación. Así, los Saldanici, hemos recreado una fíbula zoomorfa en cobre representando a un caballo, signo distintivo de la aristocracia guerrera, que llevan los hombres, y para las mujeres otra en forma de luna en cuarto creciente símbolo de fertilidad y prosperidad. También portamos un torques de oro replica del hallado en el castro de Viladonga para distinguir a hombres y mujeres libres de esclavos. Los hombres ciñen sus ropas con un cinturón de cuero con hebilla de cobre en forma de disco solar, y las mujeres con otro de tiras cruzadas en la espalda. Para adentrarnos en el campo de batalla iremos pertrechados con casco coronado por un penacho de crin de caballo, cota de malla de hierro y un escudo o caetra de madera con umbo metálico y para el momento de ajusticiar portaremos varias armas dependiendo de la destreza de cada guerrero, así nos valdremos de espadas de antenas atrofiadas, falcatas, lanzas, dagas incluso algún hacha de talón. Portamos un estandarte con nuestro emblema, una rosa hexapétala; símbolo del dios céltico Taranis, señor del rayo y la guerra y protector de los guerreros, flanqueada por dos serpientes con cuernos de carnero, emblema de fertilidad y regeneración.

 

Tribu fundada, en el año 2004, por nueve personas todas de la misma familia. Hemos contagiado a otros familiares nuestro entusiasmo por la fiesta por lo que cada vez somos más tanto en la fiesta Astur- Romana como en las celebraciones de invierno.

Saber más

Los Saelinos, Selmas o Selmares era una tribu astur trasmontana localizada en el sur de Asturias cerca de la zona de Pajares. Su capital era Nardinium. De este modo, y como el resto de los astures, los selini se dedicaban a la caza y a la agricultura, lo cual los recreadores de la actual tribu intentan dejar constancia a través de los ornamentos que aportan a la palloza Los selini portan trajes en colores verdosos simulando a aquellos que llevaban los antiguos astures y que teñían con los colores de la naturaleza. Además los trajes de los selini llevan bordados con ornamentos del bosque y de los campos. Aunque somos una tribu pequeña colaboramos en actos de la fiesta de Astures y Romanos organizados por la tribu que tan amablemente nos acoge en su palloza todos los años. Y junto con ellos, durante esos días, hacemos vida en el campamento pero nosotros por nuestras edades (o muy jóvenes o ya un poco entraditos en años) no dormimos en la palloza, aunque a más de uno/a si le gustaría. Por todo esto. ¡Gracias SALDANICI!

 

Tribu Astur de los Superatti

Con nuestros arcos y lanzas defenderemos nuestras tierras del invasor romano. En caso de que conquiste nuestro castro, nosotros mismos uniremos nuestra sangre a la tierra antes de doblegarnos ante aquel que llaman César.

Saber más

Este es el compromiso que los tiburi realizan hacia el resto de las tribus astures así como a su Caudillo Sebius. Los tiburi son una tribu situada, históricamente en la actual Puebla de Trives en Ourense. Su capital era Nemetobriga. Los tiburi ofrecíansu culto religioso a Nabia y a un Júpiter local bajo el epíteto de Ladico. Los tribus son un pueblo eminentemente agricultor, por lo que decoran su palloza con yugos y otros utensilios de labranza. Debido a la guerra contra el conquistador romano muchos de sus miembros han abandonado sus trillos y cogido las lanzas, arcos y flechas para luchar contra el invasor, comandados por su jefa Eleasa. Los actuales tiburi es una tribu formada por 26 personas, de las cuales 12 tienen menos de doce años, lo que la convierte en la tribu con más infantes del poblado astur de Astúrica. Organizan el acto de la Bienvenida a la Vida, a través del cual dan la bienvenida a su tribu y al pueblo astur a un nuevo infante nacido del seno de alguna miembro de la tribu. En este acto participan los druidas y brujos de todas las tribus por lo que este nuevo miembro es bendecido por todos ellos. Además en el acto también está presente el Caudillo, Sebi quien es nombrado encargado de apadrinar al niño para que éste se convierta en un guerrero debido a la lucha contra los romanos que los tiburi sufren en su piel.

 

LA LEYENDA DE LOS VIANCIOS

Branca y Laru permanecían juntas ante los rescoldos de la hoguera. Una intensa bocanada de aire helado entraba por el respiradero de la cueva. La montaña leonesa, vieja, triste y húmeda en aquella época, se había llevado consigo a los miembros más débiles de la tribu; alguna mujer y también una o dos criaturas, que caían enfermas de pura vitalidad.

Saber más

En el seno del clan, los Vadinienses, reinaba el nerviosismo. Una parte de esta tribu había emprendido su caminar meses atrás, desde la región cántabra, cruzando la Cordillera Cantábrica y llegando a la zona astur trasmontana. Se disponían a bajar Piedrafita la Mediana, cuando un salvaje temporal, el último del invierno, les sorprendió a todos. Resguardados en grutas, socavones y covachas, los vadinienses aguardaban como podían, sin apenas provisiones, aunque con un coraje fuera de todo entendimiento. Branca y Laru eran hermanas, ambas de piel blanca y pelo negro, aunque con rasgos desiguales. A penas se llevaban unos meses, pero ninguna de las dos sabía a ciencia cierta su edad ni quién era la mayor. Trece o catorce años a lo sumo. Su padre, Cencio, había caído en la emboscada de una tribu rival una jornada después de comenzar el viaje. La madre, Bínita, moría mientras daba a luz a la segunda. Ambas, dispuestas a comenzar de nuevo, iban a llevar ese camino grabado a fuego. Ellas iban a inaugurar un nuevo linaje en una nueva tierra. Al octavo día el sol despertó, los cántabros continuaron bajando hasta Cármenes donde finalmente se instalaron. Pasadas unas lunas aparecieron otros clanes en la zona. Catervas astures, Soldurios y algunos Mercenarios llegaron al asentamiento trasmontano. Todos estos pueblos, y eso era algo sabido y escrito, se debían entender por el bien común. Para su propia supervivencia lo único que podían hacer era unirse y luchar contra las hordas romanas, que poco a poco dominaban todo el norte de la península Ibérica. Pronto la relación entre las castas fructificó.

 

Los zoelas (en latín, ZOELAE) eran un tribu prerromana perteneciente al pueblo de los astures mencionada por Estrabón que habitaba en las sierras de Nogueira, Sanabria y la Culebra hasta los montes de Mogadouro así como Santa Comba en el norte de Portugal y España.

Saber más

Aunque algunos historiadores localizan la capital de los Zoelas en la aldea de Ouselle, antigua (Ocellum Galaicorum), en el municipio lucense de Becerreá, parece claro que su capital fue la ciudad de Curunda, ubicada en algún lugar indeterminado entre Braganza y la provincia de Zamora. Los zoela también son mencionados en altares encontrados en Braganza concretamente en el Castro de Avelãs. Este pueblo dejó estelas funerarias decoradas con símbolos circulares, simbolizando el sol y con diseños animales como el cerdo y el venado. Los zoelas son de origen desconocido. Muchos autores los consideran una de las etnias más antiguas de la Península Ibérica. El lino cultivado por los Zoelas, llegó a ser famoso en Roma. La Tabla de Astorga La Tabla de los Zoelas o La Tabla de Astorga es un texto jurídico realizado sobre una placa de bronce (32×24 cm.) de forma cuadrangular y coronada por un frontón triangular en cuyo interior aparece la data consular. Se encuentra en el Staatliche Museen de Berlín. En el Museo de Berlín se conserva la denominada Tabla de Astorga o Tabla de los Zoelas. La Tabla recoge un pacto de hospitalidad de fecha no precisada y sus posteriores renovaciones en los años 27 y 152 d.C. entre dos grupos tribales del pueblo de los zoelas, los Desoncos y los Tridiavos.

 

GRUPOS ROMANOS

Haz click para saber más

 El grupo toma su nombre de la familia del emperador romano Gaio Messio Quinto, Trajano Decio. Emperador de Roma entre los años 249 y 251 y gobernador de la Hispania Tarraconense entre 235-238.

Trajano Decio procedía de una familia romana, establecida en la Panonia inferior. Con él se abre la serie de aquellos varoniles emperadores que demostraron que el Imperio, a pesar de la anarquía militar de que era presa, se bastaba aún para hacerse respetar de los bárbaros que por todas partes lo estrechaban. Bajo su poder el régimen senatorial cayó y el gobierno se convirtió en una monarquía absoluta. En la actualidad Un grupo de amigos deciden formar parte de los grupos y legiones Romanas de Astorga en el año 2010, formando así el grupo que hoy conocemos, y que consta en la actualidad de 15 miembros. Nuestro símbolo es nuestro estandarte, coronado con el águila real emblema del imperio Romano. Poseemos en la actualidad de un Palacete Romano de más de 40 metros cuadrados, distribuidos en diversas dependencias.

 

Haz click para saber más

 El grupo “ELEGIDVS DECIMVS”, inicia su andadura en el año 2009, formado por un grupo de amigos que año tras año éramos partícipes de las fiestas astur-romanas desde fuera y decidimos entrar a formar parte de dichas fiestas creando un grupo en el campamento y participando tanto en los desfiles como en las actividades que se realizan.

La experiencia del primer año fue muy buena, por lo que esperamos seguir participando en dichas fiestas por muchos años. Muestro símbolo es nuestro estandarte, las iniciales S.P.Q.R (Senatus Populus Que Romanus, El Senado y el Pueblo de Roma) que se muestran en el, nos hacen pertenecientes al Estado Romano, y la moneda de Calígula con una lágrima de sangre, demuestra la lealtad de un grupo a su Emperador, el cual fue asesinado.

 

Haz click para saber más

 Nuestro grupo, con estatuto propio, fue fundado en Septiembre del año 2008. Está compuesto por diez personas de diferentes nacionalidades, abierto a  nuevos socios. Tiene su origen en el año 1971, cuando la persona que hoy es su portavoz, en un intento para que se celebrara en Astorga el bimilenario de la fundación de su capitalidad, (al igual que Mérida preparaba el suyo, ya cuando León habían celebrado los mil novecientos años de la legión VII), entregó documentación a la alcaldía regida por Don Gerardo García Crespo, el cual no pudo hacer nada dado que estaba acabando su mandato. Nada se hizo durante los mandatos de don  Luis  García Gatón, Luis González y Adolfo Ares. El día 23 de Junio de 1980, el Faro Astorgano, con una de las crónicas de Chano, recordó a Don Luis González que el tiempo apremiaba para no perder la celebración; al mismo tiempo un grupo de comerciantes participo con llaveros y pegatinas alusivos a la celebración de la romanización de Astorga. Fue en el mandato de Don Recaredo Bautista con el partido Socialista cuando se nos escucho y se celebro con retraso el bimilenario de la ciudad. Actualmente hemos entregado los datos históricos con relación a Astorga en los tiempos de Octavio (Augusto),  a la Asociación de Astures y  Romanos, a  Don   Joaquín  Carro (Concejal de fiestas) y a la prensa local. Disponemos de  los textos históricos de  antiguos tratadistas de los siglos del 1 a d n e al V d n e, en latín, castellano antiguo y moderno, que ponemos a disposición del publico.

 

Haz click para saber más

 Hace unos años, para todas nosotras, todo esto era simplemente una fiesta más, en la que veíamos como la ciudad se vestía de gala y romanos y astures luchaban por algo que no sentíamos como nuestro.

Pero todo esto un día cambio y comenzamos a formar parte de un campamento en el que varios romanos convivíamos con nuestros hermanos y rivales compartiendo todo, risas, juegos, batallas, bodas, desfiles, convites, fiesta… pero sobre todo ganas de vivir cada situación con cada uno de los nuestros, ganas de luchar por salir vencedores del gran Circo Romano, ganas de dar y recibir en cada festín del campamento, pero sobre todo de hacer que esta fiesta cada año se convierta en algo más grande, se una más gente y llegué más lejos. Nosotras probamos y nos enganchamos del espíritu de esta fiesta en la que si tuviéramos que resumir todo en dos palabras, estas serían las nuestras: ¡FESTUM VENERIS!

 

Haz click para saber más

 Este grupo nace del Grupo de Carnaval “La Pandilla”. Desde que el Ayuntamiento introdujo en los programas de las fiestas patronales la participación de ROMANOS con sus respectivas actividades (Circo, Recibimiento del Cesar, Desfiles de Cuadrigas, etc.), el grupo ha participado en todos estos actos.

Una vez establecidas las fiestas Astur-Romanas, hemos seguido colaborando en todas las actividades programadas con el nombre de “GLOBUS AMICORUM”, que significa “Grupo de Amigos”. En el Campamento del Melgar, este Grupo organiza las siguientes actividades: Concursos de RANA y MORRILLO, participando también en todas las actividades que se generan en esos días. El campeonato de Rana consiste en el lanzamiento de unas chapas para que entren en un cajón situado debajo de una rana y unos molinillos, dando por tanto una puntuación por el número de chapas introducidas en dicho cajón, bien por la boca de la rana como por las aspas de los molinillos. El que más puntos consiga, será el ganador. El campeonato de Morrillo, juego que se viene practicando desde Cornelio, es así: La participación será individual a cinco tiradas alternativas. La distancia será de diez metros para derribar “DOS CUERNOS DE RES MAYOR” con cinco MORRILLOS. La puntuación es por CUERNO derribado, 1 punto, y el ganador será el que mas puntos saque por CUERNO derribado en las cinco tiradas.

 

Haz click para saber más

 La X Gémina es la legión más antigua, además de fundadora de estas fiestas, ya que por el año 85 en las fiestas del carnaval nuestro grupo ya salió con trajes de romanos para poder hacer un desfile en las fiestas de agosto del mismo año. A día de hoy, la legión está formada por 50 personas, entre civiles y militares. Año tras año se hicieron las fiestas de agosto con circo romano incluido, en un principio en la plaza de San Roque, hasta que se pudo trasladar a nuestro Gran Coliseo (Plaza de Toros) para que todos pudieran sentarse. Por entonces solo estábamos los romanos, pocos pero bien avenidos, más o menos una docena; no doy nombres por sí se queda alguien sin nombrar. Se contrataban romanos de otros lugares, como Cartagena, donde también desfilaban romanos de Astúrica ya que nos invitaban a sus fiestas. Por entonces, sólo salíamos a participar en fiestas y Semana Santa de Astúrica y León (Las Médulas). Años después el Ayuntamiento empezó a promocionar Astorga en las grandes ferias como Fitur en Madrid, Sevatur en San Sebastián o Intur en Valladolid. Ferias en las que seguimos estando presentes todos los años y otras a las que no se puede asistir por coincidir en días laborables como las fallas de Valencia. Pero sí acudimos a donde nos llaman en fines de semana como El Bierzo, Asturias o León. Desde nuestra legión esperamos que las huestes aumenten para poder hacer más salidas. Hoy es el día que en fiestas nos reunimos más de 50 romanos en nuestra tienda, haciendo convivencia los tres días de campamento. Desde que en 1990 sucedí en el cargo en el cargo al Caesar Emilius I, que inauguró nuestra dinastía en Astúrica Augusta, mi preocupación constante fue la de animar a que nuestras huestes contribuyan al enaltecimiento de nuestra ciudad y de nuestra gloriosa historia, tanto aquí como en otros lugares a los que hemos sido llamados. Saludo desde esta página a todos los turistas, astorganos y peregrinos que nos visitan. Os deseamos a todos que disfrutéis de estas esplendorosas fiestas, esperando veros a todos en ellas. Nuestras fiestas bien merecen ser disfrutadas por propios y extraños aunque en Astúrica nadie debe sentirse extraño. A todos acogemos con la simpatía que nos caracteriza y con las buenas maneras propias del caso. Los programas de fiestas son apretados y variados, hay que vivirlos a tope. El descanso vendrá después, mientras se saborea el regusto que, sin duda, habrán dejado, en todos los momentos, alegres y estimulantes, que hayamos disfrutado. Vuestra presencia es necesaria para que todos podamos tener ¡Felices Fiestas!.

 

 

 

 

Haz click para saber más

 Legión del Toro Vigoroso. Se da este nombre a un grupo de valientes y fuertes mercenarios romanos contratados por el emperador Augusto con la finalidad de ayudar a conquistar las inaccesibles tierras del norte de Hispania.

Este grupo de mercenarios puso sus armas al servicio de Roma convirtiéndose en legión romana en el 29 a.C. tras la muerte de Marco Antonio, en el principio de la decadencia del imperio. Famosas fueron sus gestas contra los galaicos, los cántabros y sobre todo los astures, pueblo valiente que sucumbió bajo el poder de Roma y de este grupo de duros soldados formado por el ex general y estratega romano Tauron. Sus ataques se basaban en la estrategia y la violencia con el fin de cumplir las ordenes del emperador romano Augusto de conquistar Hispania. Reconocidas en el imperio eran las fiestas que esta legión dedicaba a los dioses Marte, dios romano de la guerra y Bacode dios del vino, creyendo así que estarían protegidos en las guerras y asegurarían la copiosidad de sus celebraciones.

 

Haz click para saber más

 La Legio VI Victrix (Sexta legión «victoriosa») fue una legión romana, fundada por César Augusto en el 41 a. C. Fue gemela de la VI Ferrata y probablemente se surtió de sus veteranos, que mantuvieron las tradiciones cesarianas.

Su primera operación tuvo lugar en Perugia en el 41 a. C. También sirvió contra Sexto Pompeyo, quien había ocupado Sicilia y amenazaba con interrumpir el envío de grano a Roma. En el 31 a. C. luchó en la batalla de Actium contra Marco Antonio. En el año 29 a. C. fue trasladada a la Hispania Tarraconensis, donde ayudó en la importante guerra de César Augusto contra los cántabros entre el 25 a. C. y el 13 a. C. La legión permaneció en España durante casi un siglo, asentada en el castra de Legio, la actual León (España), recibiendo el apelativo de Hispaniensis. Soldados de esta unidad, de la X Gemina y de la IV Macedonica fueron de los primeros en colonizar la Colonia Caesar Augusta, la actual ciudad de Zaragoza. Así mismo, junto con las dos legiones mencionadas, construyeron la vía de la Cinco Villas entre Pompaelo (Pamplona) y Zaragoza, el puente de Martorell (Barcelona), sobre la Vía Augusta, y el puerto fluvial de Zaragoza sobre el río Ebro. La misión fundamental de la unidad fue mantener el orden, y así a comienzos del imperio de Nerón aplastó con facilidad una sublevación de los astures. Además, proporcionó escoltas y personal especializado a los gobernadores y procuradores de las provincias Lusitania y Tarraconensis. La impopularidad de Nerón determinó que el gobernador de Hispania Tarraconensis, Servius Sulpicius Galba, se sublevase y se proclamase emperador en la ciudad de Clunia, siendo apoyado por esta legión. Para completar a la VI Victrix, Galba creó la Legio VII Galbiana, primer nombre que recibió en honor a su fundador, luego llamada Legio VII Gemina y marchó a Roma, donde Nerón se suicidó.

Haz click para saber más

 Grupo de romanos formado en el año 2005 fecha en la que se creo el campamento Astur-Romano. Sus integrantes forman parte de un grupo de amigos de la ciudad de Astorga que se denominan desde siempre Peña Sinpas y que realizan diferentes actividades a lo largo del año, además de participar en las fiestas de Astures y Romanos desde su creación.

Durante las fiestas, siempre tienen representación en todos los actos y en los diferentes desfiles que se desarrollan con motivo de la llegada del Cesar, paseo de los vencedores etc. En el Gran Circo Romano participan lanzando sandías gracias a la construcción de una catapulta; disponen de un puesto en el mercado romano… Pero su actividad más importante es en el campamento donde dan vida, alegría y fiesta sobre todo en las tardes noches fiesteras. Mantienen muy buena relación con las tribus Astures y realizan con ellos divertidos juegos nocturnos. En el año 2008 colaboraron con la Legio X Gémina aportando una barbacoa de chorizos a la organización de las sopas de ajo que dan alivio y descanso a los guerreros en la noche de domingo romano. Habemus Sinpas es un grupo de gente joven que cada año intenta mejorar su domus incorporándole algún detalle nuevo, a la vez que piensan nuevas ideas que puedan mejorar la fiesta de Astures y Romanos de Astorga. Unas fiestas que año tras año van mejorando y que todos esperamos que algún día tengan la valoración y el renombre que se merecen. Claro está, eso es labor de todos los que vivimos y queremos a esta nuestra ciudad de Artúrica Augusta.

 

Haz click para saber más

 El gladiador era un luchador que participaba en espectáculos de combates armados en los antiguos circos y anfiteatros romanos. El origen de los combates de gladiadores empezó en Etruria, en el centro de Italia, probablemente como ritual en los funerales de guerreros en honor a Saturno. En Roma se introdujeron hacia el siglo III a.C. como un rito de significación religiosa, pero acabaron por ser un espectáculo público y un negocio.

Los lanistas o gladiadores viejos eran los encargados del aprendizaje de los gladiadores, a los que les enseñaban el arte de la lucha y las reglas del combate. Eran sus maestros y empresarios, ya que también podían venderlos o alquilarlos. A cargo de los lanistas estaban los gladiadores fiscales, pagados por el estado. Otros lanistas reclutaban a muchachos para combatir en la arena, que luego alquilaban para funerales, comidas y otras solemnidades. También poseían gladiadores particulares opulentos y por supuesto los Césares que tenían a los mejores gladiadores. Las escuelas de gladiadores eran instituciones imperiales que estaban repartidas en diferentes puntos de Roma; de las más conocidas destacan Ludus Gallicus, Dacicus, Manus y Matutinus. En Asturica Augusta se encuentra la escuela Fénix, de ahí los gladiadores del Fénix, en la que había diferentes clases y categorías de gladiadores que se diferenciaban por sus armas y su manera de combatir, como los samnitas, mirmillones, a los que pertenecía Espartaco, tracios, reciarios, que llevaban una red, un tridente y un puñal, laquearii, con un lazo, homplachi, equites, a caballo, essedarii, sobre carros, andabatae, dimanchaeri, con dos espadas, o los provocadores. El día de los ludis amollinares se dirigían al anfiteatro lujosamente vestidos, atravesando la ciudad. Una vez en la arena efectuaban un simulacro con armas de madera o sin punta para prepararse para la lucha. Para comenzar se tocaba un cuerno. Los lanistas escogían a los gladiadores y delimitaban el espacio del combate en la arena marcándolo con un bastón. Al llegar al momento final del triunfo preguntaban al público si debían matar o no al vencido, el cual pedía clemencia levantando a mano. Si los espectadores entendían que merecía perdón bajaban el pulgar; por el contrario, si debía morir, dirigían el pulgar en dirección a la garganta. El vencedor hundía entonces su arma entre la clavícula el omoplato para darle una muerte rápida y el vencido no ofrecía resistencia afrontando su muerte con dignidad. Durante el Bajo Imperio, tan solo el emperador tenía el derecho de perdonar o condenar a muerte. Los gladiadores victoriosos recibían en premio palmas, coronas adornadas de cintas y en los tiempos del Imperio una cantidad de dinero. Cuando a un gladiador se le entregaba en premio una espada roma (rudi) era señal de que se le autorizaba para abandonar la profesión de gladiador. Los gladiadores que morían en la arena eran arrastrados al espoliario por los esclavos que estaban al servicio del anfiteatro los cuales se valían de un garfio de hierro y los sacaban por la puerta llamada de la Muerte. Dicha puerta conducía al Spoliarium, dependencia del anfiteatro destinada a depositar los cadáveres para despojarlos de sus armas y vestiduras.

 

Haz click para saber más

 GAUDIUM COMMUNITAS GRAMMATICUS. En una lápida del Museo Romano de Astorga se puede leer: GRAMMATICUS Aunque desconocemos su nombre sabemos que ejercía de profesor de Enseñanza Secundaria en las asignaturas de Literatura, Latín y Griego, Historia de Roma y Grecia, Geografía de Italia y nociones básicas de Astronomía y Física. Además sabemos que vivió en Astúrica en el siglo II y murió a los 70 años. Por tanto Astúrica entonces está ya adscrita a la tribu Quirina de Roma, y ha recibido el lus Latii (derecho latino a los hispanos libres) de Vespasiano y Plinio el Viejo la ha definido como Urbs Magnífica. Durante este periodo de Septimo Severo, 193–211 d.C., Artúrica asume la capitalidad de la provincia Hispania Nova Citerior Antoniniana.

Nuestro grupo surge como discípulos y seguidores de Grammaticus. Continuadores de su obra y de las grandes y decisivas aportaciones que esta civilización hizo a occidente. Es por tanto la escuela (chola) una de nuestras principales señas de identidad. La escuela estaba regida por el calendario religioso, las clases se daban por las mañanas y era mixta hasta los doce años. Un grammaticus era el responsable de enseñarle a los niños los autores clásicos y la mitología, mientras que a las niñas, consideradas adultas a los catorce años (domina, kyria), podían tener un preceptor que le enseñara los clásicos. La educación tenía lugar en el baño o en la palaestra. De aquí toma nombre nuestro grupo PALAESTRA, siendo también lugar para el entrenamiento y asociado al combate, el deporte y a las termas en algunas ocasiones, es nuestra intención ir haciendo de esta Palaestra lugar de encuentro, de cultura, deporte y relax. En la época que estamos relatando, que duró del siglo I a.C. al siglo IV, Roma extendió su dominio militar por toda la cuenca del mar Mediterráneo, expandiendo con ello sus costumbres, sus creencias y su idioma, el latín. Será este idioma el origen de varias actividades desarrolladas por nuestra Palaestra a lo largo de los días de campamento, tanto con niños como con adultos. La escritura era generalmente sobre papiro o pergamino, aunque también utilizaban en menor medida tablillas de marfil o de cera. Tenían útiles de escritura como el punzón y el tintero. Estos elementos serán base de algunas de nuestras actividades. Como elementos distintivos en nuestra indumentaria están la toga y la palla. Dos sobreprendas de colores crudos o blancos que distinguen a los miembros de la Palaestra

 

Haz click para saber más

Su nombre es debido a la diosa romana Minerva, identificada con la griega Atenea. Minerva diosa de la guerra, las artes, los oficios, la sabiduría y el valor. Tercer miembro de la Gran Trinidad Romana.

Se le atribuyó la invención de los instrumentos de viento, como la lira, cuyo uso tuvo mucha importancia en las ceremonias religiosas. Se la representaba como una joven de majestuosa hermosura, armada de lanza y escudo, con la cabeza cubierta por un casco de alto penacho y acompañada por una lechuza. Sus fiestas se celebran en el mes de Marzo del 19 al 23 ambos inclusive. Después de un poco de historia, nos centramos en nuestro grupo, formado por 15 personas, todos bien avenidos. Nuestros símbolos son una lanza, portada por un miembro del grupo y un estandarte en el cual está representada una lechuza franqueada con liras a ambos lados. Durante el año realizamos varias convivencias-cenas, pero la más importante es la celebrada entre el 19 y el 23 de Marzo, con motivo de la festividad de nuestra Diosa. Durante la última semana de Julio, es decir, en las fiestas de Astures y Romanos, llevamos a cabo la puesta en escena de nuestro templo con celebraciones propias de dichas fiestas y con cenas y juegos en nuestra domus a mayores de los actos celebrados en las festividades.

Haz click para saber más

  En la antigua Roma, las Vestales eran un grupo de sacerdotisas encargadas de cuidar el fuego sagrado que no se podía apagar nunca y de venerar por la protección y seguridad de su pueblo. El hecho de que se apagara el fuego era símbolo de mal augurio.

 

La madre de Rómulo y Remo dícese haber sido una vestal, incluso la Roca Tarpeia, símbolo icónico de Roma, fue nombrada en conmemoración a una de estas mujeres. No menos era importante la confianza que el pueblo les tenía. Había infinidad de documentos críticos del estado y reliquias que pasaron por sus manos. Vesta era la diosa del fuego y la chimenea familiar. Se fue convirtiendo en la diosa protectora de Roma cuya llama representaba el bienestar del estado. En los tiempos de la monarquía el rey escogía y establecía los castigos a las sarcerdotisas que rompieran sus votos. Esos votos eran el de castidad, recordemos que Vesta era la diosa virgen y pura – sin embargo pasados los años de servicio, como veremos podían buscar un hombre y casarse si lo deseaban- y el de gran importancia que era mantener el Fuego Sagrado de Vesta. Llama que si se apagaba vaticinaba una tragedia profunda y peligrosa en extremo para la sociedad. Las vírgenes vestales tenían prioridad y un gran prestigio en la sociedad. Eran adoradas y respetadas por todos y cada uno de los ciudadanos romanos. Su sola presencia en el camino de un condenado a muerte rumbo del verdugo era suficiente para que se absolviera a dicha persona y se le perdonara la vida. Entre los privilegios con los que contaban se encontraba no solo el ser escoltadas por los lictores cuando andaban por las calles, sino el de obtener lugares preferenciales y de excelente vista en los juegos y obras teatrales. Más placeres llegaban a ser disfrutados por dichas mujeres ya que eran frecuentemente invitadas a suntuosos banquetes donde se servían manjares a los que solo los ciudadanos más ricos y poderosos de Roma podían tener acceso. La vestimenta de una Vestal también reflejaba su rango elevado en la sociedad y a la vez su pureza y castidad. Las túnicas utilizadas eran del más fino lino de color blanco y estaban adornados con una orla de púrpura. Dentro de los distintivos que llevaban encontramos uno de suma importancia, la vitta. Esta especie de vincha era comúnmente utilizada como adorno por las mujeres pero en el caso de las vestales identificaba su posición sagrada en la sociedad. Es por esto que lo primero que se le hacía a una Vestal que rompía sus votos era despojarla de esta vitta.