Avanzan los años sobre el Imperio Romano de Astorga y surge una amenaza, LOS ASTURES. Tímidamente empiezan a aparecer contrarios al Imperio, primero como bárbaros con faldas escocesas, y después dos grupos, unos adolescentes de 15 años que acabarían llamándose Guerreros de Finn y unos adultos que terminarían por liderar al bando Astur y del que saldría el actual Caudillo corren los primeros años del siglo  XXI. Los adultos empiezan celebrando su Beltane y otras festividades en Requejo de Pradorey y Villarejo de Órbigo, cuatro locos que poco a poco van haciéndose presentes en Astorga, su capital.  Tomando como base la Tabla del Pacto de Hospitalidad, en la que se recoge cómo las tribus astures se unen bajo un “princeps” se crea la figura de El Principal, llamado en este caso Kekilayus, representada por Cecilio, para posteriormente llamarse Caudillo.